¿Conoces todos los gastos que te puedes deducir como freelance?

Actualizado 31/7/19 por Helena Grewe

Sí, sabemos que abonar la cuota de autónomos todos los meses no es siempre pan comido, y que además los procesos administrativos son un dolor de cabeza. Pero, ¿conoces todos los gastos que te puedes deducir como freelance?

Al realizar nuestra declaración anual del IRPF tendremos que agrupar nuestros gastos en una serie de conceptos que deberemos indicar para poder deducirnos:

  1. Gastos de personal: Si tenemos alguna persona contratada
  2. Seguridad Social: Nuestro coste de la cuota de autónomos y en el caso de tener empleados sus gastos de la Seguridad Social.
  3. Alquileres: Si tenemos algún espacio alquilado donde desarrollamos la actividad 
  4. Reparaciones: Cualquier gasto para el sostenimiento de los bienes muebles e inmuebles que este relacionado con nuestra actividad
  5. Los servicios profesionales: Gastos en abogados, asesoría, ...
  6. Suministros: Es decir, los gastos de agua, telefonía, electricidad,...
  7. Servicios exteriores: En este apartado incluiríamos los gastos de transportes, primas por seguros, servicios bancarios, publicidad y propaganda,...
  8. Tributos: El impuesto sobre bienes e inmuebles que recaiga sobre elementos afectados a nuestra actividad.
  9. Gastos financieros: Gastos derivados de la financiación de nuestra actividad profesional.
  10. Amortizaciones: Cuando compramos algún tipo de bien, existe una tabla especifica simplificada
  11. Otros gastos deducibles: Aquí hay que meter gastos que no entran en ningún otro apartado específico como: revistas, libros, conferencias, cursos,...

¿Si trabajo desde casa me puedo deducir algo?

¡Sí! 

Lo primero que hay que hacer para poder deducirte gastos, si trabajas desde casa, es indicar en la declaración a través del modelo 036 o 037 el porcentaje de espacio la vivienda que vamos a dedicar para desarrollar nuestra actividad. Una vez hecho esto, existen dos tipos de gastos que nos podremos deducir:

  • Gastos relacionados con la titularidad del inmueble: IBI, basuras, comunidad, seguros del hogar,... Aquí podremos deducirnos el porcentaje de los gastos que hemos indicado. Por ejemplo, sí he indicado que voy a utilizar el 20% de mi casa, ese será el porcentaje que me llevaré de cada uno de todos estos gastos. 
  • Gastos de suministros: Este es un poco más complejo. Aquí te podrás descontar, del porcentaje indicado, un 30%. Es decir, siguiendo el ejemplo anterior, si en la declaración de la renta he indicado que voy a usar el 20% de mi casa, en este caso, podré descontarme el 30% sobre los gastos de ese 20%.
Recordad que el primer paso para poder deducir estos gastos es indicarlo previamente en la declaración de la renta a través del modelo 036 o 037.
¿Tienes alguna otra duda? : info@grupocg.es. Esta gestora colabora con nosotros y estarán encantados de ayudarte en cualquier cosa.


¿Cómo lo hicimos?